Competencia mediática: ¿Qué es y porqué es importante?

Fake news, posverdad, desinformación… Vivimos en la Era de la Información, en la que más que nunca tenemos acceso inmediato y constante a diferentes fuentes informativas, pero eso no se traduce en que estemos mejor informados que nunca. Necesitamos conocimientos y destrezas nuevas para desenvolvernos con éxito en este complejo paisaje mediático.

“En una sociedad mediatizada, hiperinformada, donde la comunicación en muy diferentes soportes invade nuestros espacios más íntimos, se está produciendo un fenómeno paradójico, el de la desinformación. Las fake news, la posverdad son términos que nos muestran cómo las opiniones y las principales decisiones de nuestro tiempo se alteran por la difusión de noticias falsas, por la apelación a lo emotivo y a las creencias”

(Delgado-Ponce, A., Pérez Rodríguez, M.). 

Todo esto debe preocuparnos, y mucho, por que seguro que todos deseamos vivir en una sociedad de personas informadas y no manipuladas por los medios, las redes y la publicidad y eso solo lo podemos conseguir con educomunicación. “Podemos definir la competencia mediática como un conjunto interrelacionado y complejo de conocimientos, destrezas y actitudes que  nos permiten desenvolvernos eficazmente en el paisaje mediático (Delgado-Ponce, A., Pérez Rodríguez, M.). 

En las publicaciones de esta categoría se intentará proporcionar a padres y madres claves sencillas para aprender en familia a ser competentes mediáticos. Para ello, se abordarán temas que son de actualidad, como la proliferación de las noticias falsas o la transmisión de estereotipos a través de la televisión. Y también otras cuestiones que en principio pueden no preocupar a los padres pero que son de suma importancia para desarrollar la competencia mediática, como la agenda setting o la concentración mediática, pues, ante la aparente pluralidad de medios, “lo cierto es que los dueños de los medios no son tan plurales y los contenidos emitidos son repetitivos y en muchos casos subyugados a los intereses económicos de unos pocos que concentran las principales empresas y plataformas mediáticas”. 

La educación mediática “no es solo una responsabilidad escolar y del sistema educativo, convergen en ella las familias –los padres y madres como primeros educadores de sus hijos–, los propios medios de comunicación y por qué no, la sociedad civil y la ciudadanía” (Aguaded, 2011). Asumamos nuestra responsabilidad como padres, no solo en lo relativo al consumo de pantallas o a temas de seguridad… Formar ciudadanos informados es también esencial para su futuro y para el de toda la sociedad.

Bibliografía:  García-Ruíz, R., Pérez-Rodríguez, A., y Torres A. (2018). Claves para el desarrollo de la competencia meditatica en el entorno digital. Editorial Universitaria Abya-Yala (Quito-Ecuador). Capítulo 1: La competencia mediática. Publicación arbitrada de la Universidad Politécnica Salesiasa de Cuenca-Ecuador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.